Restan para la carrera

DESPUÉS DE 14 AÑOS… VOLVIÓ A LAS PISTAS

13.04.2019

      Con el 128 ex Nahuel Latapie y en binomio con su hermano Diego, Jorge Olio debutó en la Monomarca Fiat. Tras 14 años de abstinencia automovilística, el piloto platense volvió al ruedo en el marco de la segunda del año y no desentonó para nada…  

     El vocero del Team platense, nos referimos a Santiago Lombardo (sobrino de los protagonistas en cuestión), ya nos había anticipado que sus tíos habían adquirido el año pasado un Fiat 128 para incorporarse a la Monomarca  Fiat. Y cuando nos llamó a principio de año para solicitarnos número… nos dimos cuenta que la cosa iba enserio. Cabe señalar que por muy poquito los hermanos Jorge y Diego Olio no llegaron a ser de la partida en la primera del año, pero ni bien se abrió la inscripción para la segunda, enseguidita nomás su jefe de prensa (Santi) los anotó con el nº 151…     

 

      Y en esta primera ocasión fue Jorge Olio quien se animó a meterse en la jungla y de esta manera, luego de 14 años de inactividad, el más grande de los hermanos puso primera en el Mouras, en el marco de la segunda del año de la Monomarca. Por lo tanto, en esta oportunidad –luego nos ocuparemos de Diego– dialogamos un poco con el debutante Jorge Olio.

 

     Y lo primero que tenemos para contarles es que Jorge nació el 15 de Abril de 1959 en la ciudad de La Plata y con tan solo 18 años debutó en el automovilismo, en una época en la que con el registro de conducir, más algún control médico en el autódromo –en el legendario Oscar Zambano de Estancia Chica– ya te habilitaban para competir. Arrancó en la Fórmula 2BB, luego pasó a correr en Fiat 600 y en una oportunidad casi compite en tres categoría en el mismo día, ya que estuvo a punto de ser de la partida en la Limitada 31, divisional que suspendió la fecha por lluvia en dicha ocasión. Más tarde el Turismo de Carretera golpeó a sus puertas, por lo que Jorge fue acompañante de Norberto Bressano durante seis o siete carreras y además se dio el lujo de preparar el motor del Fairlane de dicho piloto.

 

     Posteriormente Jorge armó un arenerito para pasear con la familia, el cual al poco tiempo se convirtió en una Minicafetera. Es que un par de amigos le contaron que había una categoría con autos similares al que él había armado, por lo que rápidamente lo convencieron –tenía el sí fácil al parecer– y luego de acondicionar un poco el vehículo, nuestro protagonista se incorporó a dicha categoría en la cual corrió varias temporadas. Cabe señalar que Olio se fue metiendo tanto en esta categoría, que hasta llegó a ser presidente y en este punto nos recordó que había sido uno de los responsables de que la divisional pasara de la tierra (Magdalena) al asfalto (Estancia) y más tarde se ramificara, convirtiéndose en Promocional 1000 una parte y en Fórmula 1100 Bonaerense la otra.

 

     También pasó por la Promocional de Berisso y terminó corriendo en el 2004, 2005 en el TC 2000 Platense Magdalenense con un Fiat 125. Y 14 años después, acá lo tenemos a Jorge, haciendo sus primeras armas en la Monomarca Fiat…

 

“…mi hermano Diego y mi sobrino Santiago tuvieron la idea de armar un Monomarca y yo me acoplé. Decidimos hacer un binomio, fuimos a ver a Cañuelas el 128 de Nahuel Latapie e hicimos negocio enseguida. Le compramos un motor y una caja a Fito Barrientos, acomodamos un poco el auto y bueno, como fui el primero en hacerme la licencia me tocó a mí arrancar la temporada…” expresó Jorge.

 

      Así fue como Jorge debutó el 6 y 7 de Abril en el Mouras, en un autódromo en el que nunca corrió, con un auto con tracción delantera que jamás había conducido, y con un casco apretado con Hans incluido al cual también se tuvo que adaptar. Pese a todo esto, nuestro piloto expresó que se había sentido muy cómodo y más allá de que había renegado con el tren trasero del auto, el cual incluyó un susto en la chicana en el momento que rompió un amortiguador el sábado, notaba que había progresado en cada salida a pista.

 

     No clasificó bien pero se las rebuscó en la primera final, llegando 21 sobre 40 protagonistas, mientras que en la segunda lamentablemente desertó, promediando la competencia, momento en que recibió un bombazo, rompió la cremallera y ya no pudo seguir en carrera. Pero en general, el balance del fin de semana fue muy positivo y la satisfacción de los hermanos Olio, ya que Diego estuvo al pie del cañón en cada vez que el 129 salió a pista, fue inmensa.      

   

     Para terminar esta nota, queremos darle nuevamente la BIENVENIDA a los hermanos Jorge y Diego Olio, y desde ya… llega el tiempo de agradecimientos, estimado Jorge…

 

“…la verdad es que fue muy lindo ver como se acercaron amigos de la vida y del automovilismo, ni bien se enteraron que estábamos por volver a las pistas. Me apoyaron enseguida, la peña de los viernes se fue ampliando y verdaderamente todos se pusieron muy contento, al igual que la familia, mi señora, mis hijos, mi mamá y mi viejo, que sin dudas hizo fuerza desde arriba. Obviamente que en este retorno al automovilismo quiero agradecer a Sebastián Viñales que me hizo los amortiguadores de adelante y la alineación, a Coco Álvarez, Roberto Lorenzo, también a las propagandas que nos están acompañando como remates Checa, Taller Bogo, Heladería Roma, CFN Sanitarios, Escapes Norte, Anay Ruca Frutas y Verduras, Navamuel Automotores, Lavadero La Rubia Autoradio 45 y 28, y obviamente Olio Service…” cerró un agradecido Jorge Olio.   

 

   

 

        

22/06/2019 - 23/06/2019
AUTODROMO MOURAS / LARGO - Buenos Aires
Resultado Final
Resultado Final 2
Resultados completo
© Copyright ACTM - Todos los derechos reservados.
Desarrollado por Masterfly