GRAN DEBUT DE CARLOS ÁLVAREZ
05.12.2018
Tiene 57... debutó en Dolores e hizo valer su amplia trayectoria en categorías zonales y nacionales. Finalizó decimosexto sobre 41 protagonistas y rápidamente se adaptó a la categoría. De la mano de equipo de Maxi Garay, con motores de Manolo Sanz y el chasis de Christian Corsi, le damos una cordial bienvenida al piloto de Villa Ballester Carlitos Álvarez.

 

En la previa de la anteúltima fecha del año en Dolores les anticipábamos que la misma iba a contar con dos debutantes; uno fue Sergio Giglio, piloto proveniente de Roque Pérez a quien ya presentaremos oportunamente, y el otro oriundo de San Martín llamado Carlos Álvarez, a quien a partir de este momento queremos presentar en sociedad, además de darle una bienvenida cordial a nuestra Monomarca Fiat.

 Y lo primero que tenemos para contarles es que Carlos es nacido en San Martín y vive actualmente en Villa Ballester. Debutó en 1983 en el TC del Oeste y en dicha categoría tuvo “la suerte”, según sus propias palabras, de coronarse campeón durante la temporada 1985. A partir del 86 comenzó armar un Ford Falcón para correr en el recordado Súper Car, divisional a la cual se incorporó finalmente en el año 1988 y que en definitiva le permitió codearse nada más ni nada menos que con los Di Palma, Tito Bessone y otros pilotos de renombre. Cabe destacar que en aquellos años Álvarez obtuvo muy buenos resultados; cosechó tres podios, ganó varias series… y como ya dijimos se dio el lujo de medirse con protagonistas de alta talla.

Y acercándonos más a la actualidad, Carlitos pasó por los chasis de Mar y Sierras, el Turismo Pista Clase 1 y participó también en la categoría ALMA, con un Fiat Uno, tanto en la divisional Libre 1100 como en la clase 2. Y como si esto fuese poco fue uno de los afortunados en subirse por primera vez a la naciente categoría TC Pista división Top Race (hoy TC Mouras), logrando tres podios sobre ocho carreras corridas.

Más tarde, por una cuestión de presupuesto, Carlos Álvarez tuvo que hacer un parate obligado por unos cuantos años… y hoy reaparece en escena con más ganas que nunca… y obviamente nos enorgullece sobremanera que sea en nuestra querida Monomarca Fiat.

“…me llamó Maxi Garay, porque había comprado el auto que era de Mario Cano, y me ofreció correrlo, ya que quería acomodarlo un poco. Y bueno, entre varios amigos y mi yerno que es Christian Corsi, me convencieron, y aquí estoy ya con una carrera más en el lomo, tras mi debut en la Monomarca en Dolores. Obviamente que en agradecimiento por haberme prestado el auto, mi yerno se ofreció para laburar en el auto y utilizar sus conceptos para ponerlo a punto, y así fue como en la previa se trabajó bastante en el chasis.” señaló Carlos Álvarez.

De esta manera, entre Christian Corsi, Maxi Garay, Gustavo Schipizza y algún otro le dieron media vuelta de rosca a nuestro nuevo piloto y obviamente, por lo que nos contaron por ahí, Álvarez no opuso demasiada resistencia. Por su parte, antes de incorporarse a la categoría en Dolores, Carlitos había compartido un fin de semana entero con el equipo de Manolo Sanz en Brandsen y allí fue donde realmente recibió un flechazo…

“…la verdad es que la pasé re bien en Brandsen y me gustó la idea del campeonato mixto, pues yo realmente me inicié en la tierra. La categoría me encantó, ni hablar de la cantidad de autos, pero lo más importante es que la misma me dio la oportunidad de renacer por decirlo de alguna manera. Volví a correr por los amigos, yo tengo 57 pirulos y hace 7 años que vengo arrastrando una complicación en la mano debido a un accidente de trabajo, y para mí después de haber pasado por tantos momento bravos, ya que estuvieron a punto de amputarme la mano, esto es un regalo del cielo…” manifestó Álvarez.

Y tras esta previa tan esperanzadora, luego del debut en Dolores nos acercamos al piloto del Fiat Uno nº 105 –quien logró un octavo puesto en su serie y un decimosexto en la final (sobre 41 protagonistas)– y claramente ratificamos lo que ya presuponíamos. Es que una semana después de la carrera, Carlos nos expresó que la había pasado re bien, que había disfrutado como pocos, y que realmente había logrado divertirse mucho en pista, teniendo siempre diez o quince autos adelante y otros tantos atrás. También nos manifestó que fue muy bien recibido en la categoría y que se había sorprendido gratamente, por lo que realmente se sintió muy cómodo, por los códigos que mostraron los pilotos en pista, porque realmente con tantos autos él se había imaginado muchos golpes, autos rotos por todos lados y varios AS, cosa que no ocurrió para nada…

En fin, con la alegría de saber que Carlitos ya es uno de los NUESTROS, como es habitual cerramos esta nota con la palabra del protagonista, quien obviamente quiso agradecer a todos los que hicieron posible este “regalo del cielo”…

“… quiero agradecer a Maxi Garay primero, que fue el que me prestó el auto. A Manolo Sanz el motorista que es un fenómeno, a mi yerno Christian Corsi que labura muchísimo en el auto, a Gustavo Schipizza con el que tengo una gran amistad y a todos los que me acompañaron en esta iniciativa. Y a propósito de proyectos, para el año que viene está la posibilidad de hacer todo el año en binomio con mi yerno. Yo lo quiero hacer correr a él, porque aparte de ser un muy buen chasista también es un excelente piloto…”      



 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player







monomarcafiat.net - © Copyright 2012- | Buenos Aires | Argentina | Desarrollado por: The Master Fly